Valor propedéutico

image_pdfimage_print

A continuación, compartimos un artículo escrito por Roberto Pérez Franco. Investigador panameño.

 

Una extraordinaria herramienta pedagógica

Panamá es un país con enorme potencial en el sector del transporte, la logística y los servicios internacionales. Un gran obstáculo para cosechar los frutos de este potencial es que los panameños, en su mayoría, no dominan el inglés. Paradójicamente, los estudiantes panameños reciben clases de inglés durante seis años de estudios secundarios, y algunos durante la educación primaria. Sin embargo, la mayoría culmina incluso sus estudios universitarios con un dominio casi nulo del inglés y un manejo pobre de su propia lengua, el español. La excepción a la regla la constituyen los pocos privilegiados que pueden costear una educación privada o cursos particulares de inglés para adquirir un buen nivel de competencia en esta lengua. Esta diferencia de oportunidades contribuye a aumentar la brecha entre ricos y pobres en nuestro país, pues los estudiantes que no pueden financiar sus estudios privados de inglés tendrán ofertas de trabajo de menor calidad y en menor cantidad que los jóvenes que sí tuvieron esta oportunidad. Esta condición no es exclusiva de la realidad panameña, pues se repite en otros países.

Curiosamente, la razón por la cual los estudiantes panameños encuentran difícil aprender el inglés es la misma razón por la cual nunca llegan a perfeccionar su manejo del español: simplemente desconocen el funcionamiento básico de los idiomas. Esta deficiencia se debe a que idiomas como el inglés y el español no son totalmente regulares y lógicos. Por ello, aprender una segunda lengua es tan difícil que aún tras un período de seis años de estudio a razón de cuatro horas semanales, el alumno promedio no es capaz de comunicarse, en igualdad de condiciones, con un nativo de dicha lengua.

Recientemente han surgido en Panamá iniciativas gubernamentales para promover el aprendizaje del inglés como una herramienta de progreso para nuestro pueblo. Aplaudo estas iniciativas orientadas a mejorar la educación del inglés de nuestra juventud, e invito a los responsables de ésto a que consideren el uso de una herramienta pedagógica que ya ha demostrado en otras latitudes su capacidad de estimular y facilitar el aprendizaje posterior del inglés, y de paso mejorar el dominio de la lengua nativa. Esta herramienta es el idioma esperanto.

El esperanto es un idioma planificado cuyo objetivo principal es servir a la comunicación neutral entre personas que no comparten el mismo idioma, de tal forma que se respeten las diferencias culturales entre los seres humanos y se garantice en forma clara y sencilla la comprensión internacional. Fue iniciado en 1887 por el Dr. Zamenhof, un médico y lingüista polaco. Aunque el esperanto es un idioma en sí mismo, investigaciones realizadas en países como Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Francia y Estados Unidos han demostrado que su estudio también facilita la adquisición de otras lenguas. Por ejemplo, niños que han estudiado esperanto durante un año y luego otro idioma durante dos años, demuestran un mejor dominio de ese idioma que los que dedicaron tres años al aprendizaje del segundo idioma. En comparación con otros idiomas, el esperanto es fácil de aprender, pues se basa en las raíces más comunes de los idiomas indoeuropeos y posee una gramática lógica sin excepciones que sigue el camino natural de la expresión del pensamiento humano. El esperanto combina sencillez, flexibilidad, musicalidad fonética, vivacidad y riqueza de expresión. Su literatura, la cual incluye más de treinta mil volúmenes sobre temas diversos, es una prueba de ello. Hoy en día, después de un siglo de uso práctico en todos los campos, el esperanto es utilizado por dos millones de personas en 165 países del mundo. Un porcentaje importante de los diputados del Parlamento Europeo apoya seriamente la posibilidad de que el esperanto se convierta en lengua de trabajo de la Unión Europea. El esperanto ha sido oficialmente reconocido y apoyado por la UNESCO en varias resoluciones, pues ha demostrado ser un idioma eficaz como vehículo de comunicación y cultura. Compañías del calibre de Fiat, KLM, Petrobras y Bosch hacen uso de información comercial y publicitaria en esperanto. Las principales universidades del mundo, tales como el Instituto Tecnológico de Massachussets, ofrecen clubes de esperanto. En Japón, algunas empresas enseñan esperanto a sus empleados. Radio China Internacional, Radio Polonia, Radio Vaticano y Radio Roma tienen programas regulares en idioma esperanto. Estudios pedagógicos han demostrado que el esperanto es hasta diez veces más fácil de aprender que cualquier otro idioma, y que sus excepcionales cualidades facilitan y acortan el estudio posterior de otras lenguas.

El efecto benéfico del esperanto para mejorar el dominio que un estudiante tiene sobre su lengua materna se verificó en un estudio realizado en Roma por el Dr. Renato Corsetti, en el cual los estudiantes de secundaria que estudiaron esperanto mostraron mejor dominio del italiano que los estudiantes del grupo de control que no estudiaron esperanto.

Por otra parte, el valor pedagógico del esperanto para facilitar el aprendizaje de otras lenguas se ha verificado en tres estudios científicos, que describo a continuación. El primer estudio es una investigación conducida en Hungría por el Dr. I. Szerdahelyi de la Universidad de Ciencias de Budapest. Un grupo de estudiantes con el húngaro como idioma nativo, estudió esperanto durante dos años en tercer y cuarto grado de primaria, y luego fue dividido para analizar su aprendizaje del idioma ruso, alemán, inglés y francés. De acuerdo a los resultados, estudiar esperanto produjo una mejora de 25% en el aprendizaje del ruso, de 30% para el alemán, de 40% para el inglés y de 50% para el francés. En otras palabras, los niños que habían estudiado esperanto con antelación, aprendieron otras lenguas notablemente más rápido que los estudiantes que no habían tenido esta instrucción previa.

El segundo estudio fue realizado en Alemania en 1982 por el Dr. Helmar Frank, director del Departamento de Pedagogía del Instituto de Cibernética de la Universidad de Paderborn. Este estudio demostró que ciento sesenta horas de estudio de esperanto tienen el mismo valor propedéutico que setecientas cuarenta horas de estudio de inglés. Este estudio utilizó el esperanto como modelo de las características esenciales de los idiomas, con el propósito de encontrar una manera para facilitar el aprendizaje del inglés. Los resultados mostraron que dos años de orientación lingüística utilizando el esperanto proporcionan una ventaja del 30% en el aprendizaje del inglés.

En otro experimento en Paderborn, cierto conjunto de estudiantes fue dividido en dos grupos competidores. El grupo A inició el aprendizaje del inglés en tercer grado de primaria; mientras que el grupo B tomó cursos de esperanto como preparación durante tercer y cuarto grado de primaria e inició la enseñanza del inglés solamente a partir del quinto grado. El programa del grupo B invirtió en el esperanto 160 horas en total, lo cual podría parecer una gran pérdida de tiempo. Sin embargo, de acuerdo a los resultados finales, en el séptimo grado (lo que en Panamá equivale al primer año de secundaria) el grupo B ya había alcanzado el mismo nivel de aprendizaje del inglés que mostraba el grupo A. Sorprendentemente, en el octavo grado (nuestro segundo año de secundaria) el grupo B tenía un nivel de inglés muy superior al del grupo A. En otras palabras, aquellos estudiantes que se beneficiaron del estudio del esperanto ganaron más tiempo del que invirtieron en esa preparación.

Otro estudio en Paderborn encontró que para un hispanoparlante hacen falta mil setecientas horas de estudio para conseguir un manejo medio del alemán, mil quinientas horas para el inglés, mil trecientas para el francés y solamente ciento sesenta para el esperanto. Nótese que el esperanto es un idioma poderoso, capaz de expresar todos los matices del pensamiento humano.

El tercer estudio científico que verificó el valor propedéutico del esperanto fue un experimento esloveno-croata-austriaco dirigido por Zlatko Tishljar entre 1993 y 1995. Éste mostró que una inversión de setenta horas en el estudio del esperanto antes de estudiar inglés o alemán, produce una reducción superior a ciento veinte horas en el tiempo requerido para alcanzar un nivel determinado de competencia en el idioma objetivo.

En base al estudio de Paderborn, se recomienda que el estudio de lenguas extranjeras se inicie en la educación primaria, empezando a los 8 años de edad con dos años de enseñanza del esperanto. Para aprovechar esta herramienta en el escenario panameño, el Ministerio de Educación, las escuelas primarias y los padres de familia deben considerar seriamente la posibilidad de introducir la enseñanza del esperanto como preparación pedagógica para un posterior estudio del inglés, pues se ha demostrado científicamente que su estudio en los años de la niñez estimula y facilita el aprendizaje posterior de otras lenguas.

Fuente: Roberto Pérez-Franco. 2003.

2 comments for “Valor propedéutico

  1. juan carlos gomez
    24 mayo, 2015 at 12:38 pm

    ¡Qué interesante el estudio!: “El valor propedéutico del Esperanto”; solo que a mi ver la conclusión es errada. Iniciar a los niños a partir de los 8 años en la “Lengua internacional” sería maravilloso, como prolegómeno que les facilite el dominio de su lengua Castellana.
    ¿Por qué necesariamente el inglés? No seamos ingenuos, jamás un hablante extranjero estará en pié de igualdad con un anglosajón. Y eso facilita el neocolonialismo. ¿O no?.
    Los latinoamericanos valoramos en alto grado a la cultura anglosajona; pero si deseamos un desarrollo digno; podríamos invitar a los anglosajones a comunicarse mejor con nosotros en Esperanto.

  2. juan carlos gomez
    16 junio, 2015 at 12:12 am

    Sin ánimo de polemizar, sería muy interesante conocer la opinión del investigador panameño autor del artículo Valor Propedéutico, o de los que comparten su conclusión, al humilde aporte de mi comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *