Literatura

image_pdfimage_print

 


 

Un raconto sobre la literatura en Esperanto

La existencia de la literatura en esperanto es uno de los hechos menos conocidos de la historia de esta lengua. La historia  se puede dividir en tres grandes períodos. La primera, a partir de 1887 hasta la primera guerra mundial; la segunda, entre las dos guerras mundiales; y el tercero, después de la Segunda Guerra Mundial.

Primer Período


Durante el primer período, principalmente las traducciones de grandes obras de la literatura han surgido, pero fue entonces cuando se establecieron las bases de la tradición lingüística y cultural, de la que más tarde crecieron su propia literatura autónoma en Esperanto, de alto nivel estético y humanista .

Las traducciones siempre han tenido una gran importancia en la literatura en esperanto, incluso después de que el primer período, de modo que casi todos los escritores de renombre en esperanto eran también grandes traductores. Incluso se puede argumentar que esta realidad se ha mantenido prácticamente hasta los años 60, cuando empiezan a ser puesto en libertad la obra poética de Baldur Ragnarsson (Islandia) y Edwin De Kock (Sudáfrica), los primeros escritores que han alcanzado sólo el nombre con obras originalmente escritas en esperanto. De todos modos, la tradición literaria anterior que contribuyó a día de hoy se traducen en importantes obras de esperanto de los grandes autores de la literatura universal (Shakespeare, Molière, Kavka, Goethe, Camões, Andersen, Mickievicz, Sienkiewicz, Bulgákov, Cervantes, García Márquez, García Lorca, Petöfi, Dante, Virgilo, entre muchos otros).

Durante este período hay tres escuelas literarias notables. La primera y más importante era eslavo, escuela activa entre 1900 y 1920 (LL Zamenhof, F. Zamenhof, Devâtnin, Kofman, Grabowski, Belmont Leo, Kazimierz Bein, Borovko), que se caracteriza por su lirismo puro y gran libertad la estilística, que contribuyó en gran medida a la formación de lo que se considera el espíritu” o “buen estilo” de la lengua hoy.

Entre 1890 y 1902 considera la existencia de la Escuela Nórdica (Langlet, Svanborn, Nylén, Nordensvan), principalmente activo en el campo de la prosa, pero más modesto punto de vista estilístico. Entre 1900 y 1920 también destacó la escuela francesa (Beaufront, Bourlet, Cesta, Boirac, Valienne, Privat), más adelante la teoría de campo y los estudios literarios, que se desarrolló el lenguaje vernáculo así que cualquier cosa pero rígida.

Segundo período

En el período entre las dos guerras mundiales se destaca la existencia de la escuela de Budapest, que se desarrolló a partir de una revista literaria (Mondo Literatura) y la actividad de dos eminentes escritores húngaros Kálmán: Kalocsay y Baghy Gyula. Esta escuela, y sobre todo el genio polifacético de Kalocsay influenciados técnica tan poético, que el esperanto finalmente adquirió esta vez el estado de una lengua literaria autónoma, como más tarde se reconocerá el 60 ° Congreso Mundial de PEN que tuvo lugar en Santiago de Compostela (1993).

Tárkony Lajos, Baranyai Imre y Ferenc Szilágyi fueron otros grandes nombres que pertenecen a la Escuela Húngara de Budapest, bajo cuya influencia desarrollado sus escritores comerciales de otras nacionalidades, como Hilda Dresen (Estonia), Nikolaas Kurzens (Lituania), Leonard Newell y KRC Sturmer (Inglaterra), Teo Jung (Alemania), Waringhien Gastón y Raymond Schwartz (Francia), Henri Vatré (Suiza), Stellan Engholm (Suecia), Jan Fethke (Polonia), Jaume Grau i Casas (Cataluña), Tomás Pumpř (Checoslovaquia) Jules SainZee (China), entre otros.

Fuera de la influencia de la escuela de Budapest desarrollado la llamada escuela soviética, cuya actividad literaria, esencialmente lírico, fue fuertemente influenciado por los ideales de la Revolución de Octubre (Miqalskiĭ, Qoqlov, Nekrasov, Demidûk, Drezen, Grigorov, Êroŝenko). La mayoría de estos escritores fueron ejecutados cuando el esperanto fue perseguido por el régimen estalinista.

Es de destacar también la escuela japonesa, formada por escritores, periodistas, científicos y traductores, que se evidencia en el campo poético, Ōsaka Kenji Ito Saburo Hattori Tōru y Kanamatu Kenryō, y la prosa, Tabata Kisaku, Nakagaki Kojiro y Teru Hasegawa .

 

Tercer período

La escuela de negocios de Budapest se prolongó mucho más allá de la Segunda Guerra Mundial, sin dejar de ejercer su fuerte influencia literaria y estilística.

Inicialmente los pasos de la escuela anterior, pero ganando rápidamente la autonomía literaria, comenzó a operar la llamada escuela escocesa, que se graduó de un cuarteto formado por William Auld, John Dinwoodie, Juan Francisco y Reto Rossetti. Estos autores publicaron en 1952 un libro de poesía (Kvaropo, es decir, cuarteto), que, aunque inspirada en la matriz de la escuela húngara, finalmente marcar el comienzo de un nuevo ciclo y la tradición literaria. Este grupo se destacó Auld, más fructífera y profunda que el resto, siendo considerado el más grande poeta en esperanto. Su principal obra literaria (La infana superficial), publicado en 1956, es considerada una obra maestra de la literatura en esperanto. En 1992 se publicó una traducción al portugués (raza chica), diseñado por el Knoedt Leopoldo brasileño, que por cierto ya había publicado en 1980 una versión completa de Os Lusíadas en esperanto.

Bajo la influencia de la escuela escocesa desarrollado su actividad muchos escritores en el campo de la ficción, el drama y la poesía. Vale la pena mencionar Marjorie Boulton (Inglaterra), Brendon Clark (Nueva Zelanda), Poul Thorsen (Dinamarca), Geraldo Mattos y Sylla Chaves (Brasil), Eli Urbanová (Checoslovaquia), Claude Piron (Suiza), Szathmári Sándor (Hungría), Jean Ribillard (Francia), así como los nuevos grupos literarios o escuelas: la escuela italiana, formada a partir de la revista Literatura y Foiro sigue activo (Rossi Nicolino, Valerio Ari, Clelia Conterno, Gaudencio Pisoni, Lina Gabrielli), la segunda escuela japonesa continuación de la primera, que llegó a la cima y Masao Miyamoto Masao Ueyama; la escuela yugoslava, desarrollado a partir de la revista La Suda stelo (Josip Velebit, Bozidar Vancik, Tibor Sekelj, Dalibor Brozović y sobre todo el gran Ivo Rotkvić). En los años 80 comenzó a publicar las obras de Karel Checa pic (poesía, novelas, cuentos cortos, crítica literaria y teoría) que sacudió la escena literaria en esperanto, expresado no sólo por los conceptos literarios, como el abundante vocabulario utilizado en su en su mayoría recogidos de una tradición literaria que se remonta a los comienzos de la lengua. Gran parte de su obra permanece inédita.
La exposición a bordo © Ancxjo

En la actualidad, aparte de la influencia de la obra de PIC, ya fallecido, y algunos autores denominan antes, pero todavía activo (ex. Claude Piron, Edwin De Kock), destaca el novelista húngaro István Nemere, el escritor más prolífico en esperanto nunca, el novelista australiano Trevor Steele, considerado uno de los más grandes diseñadores de todos los tiempos, el sueco Sten Johansson, el poeta chino Mao Zifu, el novelista francés Georges Lagrange, el poeta flamenco cristiano Declerck, el español Fernando de Diego, considerado el Kalocsay continuador del portugués Manuel de Seabra, el poeta italiano Mauro Nervi, y la escuela llamada Ibérica, que consta de los españoles Jorge Camacho, Miguel y Miguel Fernández Aduriz y el portugués Gonçalo Neves, que publicó en 1993 un volumen colectivo de poemas (liberación Ibere), que fue seguida por otras obras publicadas por separado en la misma rueda de ardilla literaria. Alrededor de este grupo también se destacanEspañol crítico literario Antonio Valen y el poeta catalán Abel Montagut, quien en 1993 publicó una de las obras más importantes de Esperanto de todos los tiempos (Poemo de Utnoa), considerada la primera gran epopeya en este idioma, y ahora se ha traducido al catalán.

A pesar de que al escribir la historia de la literatura de Esperanto, es de destacar la enorme diversidad geográfica y cultural de la literatura reciente en esta lengua, lo que no impidió, sin embargo, la formación, el desarrollo, la mejora y preservación de un estilo común, o si se quiere, criterios estéticos comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *